Bible Texting

Los libros, la televisión o la radio parecen ser cosa del pasado, principalmente en las zonas urbanas. Estos medios se han vuelto obsoletos frente a las generaciones de nativos digitales, quienes interactúan al ritmo de los avances tecnológicos. Esta realidad es el motor que inspira nuevos caminos de llevar la Palabra de Dios a los jóvenes.

Este proyecto acerca a la juventud a las Escrituras involucrándola en la traducción en lenguaje de “texting”, usado actualmente en la era digital de las redes sociales. Los protagonistas de esta tarea son los traductores más jóvenes de la historia quienes marcan un precedente de interacción con la Biblia.  La idea es traducir la Biblia a un lenguaje urbano utilizando el ejemplo de los 144 caracteres que utiliza Twitter.

Este esfuerzo se realiza de la mano de iglesias, colegios e instituciones que creen junto a nosotros que trabajar con la juventud es de vital importancia para la transformación de nuestro país y que son ellos quienes conformarán la sociedad que esperamos en el futuro.

Trabajamos con la generación de nativos digitales (nacida en la década de los 90) que hoy es más de la mitad de la población guatemalteca. Son jóvenes tecnológicamente conectados y viven en una era digital.

Involúcrate

Promovemos el proyecto mediante la etiqueta (hashtag) #UnaBibliaXUnaVida. Únete con tus oraciones, voluntariado o donativos y particípalo en las redes sociales digitales. Con ello motivarás a otros jóvenes a participar y con ello cambiar la historia de toda una generación, porque podrá conocer la Biblia en su lenguaje contemporáneo y así estudiarla, entenderla y aplicarla a los desafíos que se le presenten en su diario vivir.

Únete y sé parte de la transformación de nuestro país, tu inversión hará que:

Jóvenes + iglesia y colegios + traducción= Biblia digital en las redes sociales.

Testimonio

Mis padres tenían un matrimonio muy conflictivo. Esto causó en mí muchos problemas. Comencé a beber alcohol y a cortarme la piel de los brazos para escapar de mi realidad. Me invitaron a ser parte del proyecto, y entonces conocí el mensaje de las Escrituras que me transformó. Jeniffer, 16 años.