Familias sin violencia

La tristeza y la aflicción productos de una vida sin amor ni calor de hogar dejan en el alma cicatrices difíciles de borrar. Solo en el amor de Dios las familias pueden encontrar las claves para cambiar las estructuras mentales y las actitudes tóxicas que destruyen sus vínculos sagrados. Por esa razón surge la necesidad de desarrollar estrategias que ayuden a padres e hijos a encontrarse en el amor.

La violencia doméstica y sexual es una práctica común en el seno de muchas familias guatemaltecas. Según cifras del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, solo en 2014 se reportaron 5,119 embarazos en niñas menores de 14 años, lo cual se considera violación. Se estima que el 98 por ciento de estos casos se producen dentro del núcleo familiar, de los cuales 75 por ciento quedan impunes. Si a esto se añade que el abuso no es  accidental sino sistemático, estamos frente a un panorama de conductas aberrantes que se han adoptado de generación en generación.

Familias sin violencia es un proyecto que busca tener un impacto en la baja de los índices de violencia intrafamiliar y, con mayor énfasis, violencia sexual, en familias de áreas rojas de la capital. La idea es prevenir el abuso sexual en niños y niñas de entre 7 y 12 años, a través de talleres de enseñanza sobre el cuidado del cuerpo, según los valores bíblicos.

Los talleres están dirigidos a padres y niños en las distintas escuelas de educación primaria. Su contenido propone una crianza con amor según los principios bíblicos para tener generaciones sanas, respetuosas y prósperas.

Involúcrate

Para promover este proyecto en redes sociales utilizamos la etiqueta (hashtag) #unaBibliaXunaVida. Involúcrate y úsala para incentivar a más personas y ayudar a fortalecer a las familias para que crezcan en un círculo de amor y rompan con la violencia sexual, emocional y física. Las familias guatemaltecas necesitan conocer un amor transformador, un amor que les enseñe una nueva forma de vida.

Únete y se parte de la transformación de nuestro país, tu inversión hará que:

Biblias + iglesias + facilitadores+ talleres bíblicos = familias sin violencia

Testimonio

Yordi fue un niño abusado sexualmente y de manera sistemática en su hogar. Pasó al cuidado de su abuela quien no tuvo las herramientas necesarias para protegerlo y cuidarlo debidamente. Gracias a las clases de prevención del programa, al conocer su caso los maestros fueron pieza clave para que Yordi encontrara un nuevo hogar. Aunque el proceso fue largo y sinuoso, finalmente vive en un hogar feliz e integrado, lleno de amor. Su nueva mamá participa como voluntaria en otros proyectos de este programa.