Libres para Vivir

De la mano de Dios siempre es posible rescatar de las garras del abuso la inocencia de una vida que apenas empieza. Siempre es posible llevar luz donde impera la oscuridad. Libres para vivir se lo ha propuesto, y lo ha demostrado, al trabajar con niñas y adolescentes víctimas de la trata de personas.

De acuerdo con un informe de la Embajada de Estados Unidos, “Guatemala es un país de origen, tránsito y destino de mujeres y niños sometidos a la trata con fines de explotación sexual, dentro y fuera del país”. Este abuso es un flagelo que, además de las secuelas traumáticas y lesiones físicas que afectan la vida y relaciones de las víctimas, pone de manifiesto el riesgo de embarazo en niñas y adolescentes que se encuentran en edad reproductiva.

Libres para vivir lleva el mensaje de sanidad de Jesucristo a las niñas y adolescentes de 7 a 17 años víctimas de trata de personas, incluso a las llamadas «madres-niñas». El proyecto desarrolla talleres especializados en sanar el trauma a través de los cuales las participantes reciben apoyo espiritual, un vehículo fundamental para superar estas vivencias.

Este proyecto trabaja en los departamentos de Quetzaltenango y Guatemala. Mediante talleres semanales, impartidos por  colaboradores, las niñas y jóvenes abusadas sanan y recuperan su identidad. Los valores bíblicos se constituyen en la base de su conducta y de su estilo de vida en el largo plazo.

¡Sé parte!

Con tu donación, oración o voluntariado ayudas a niños y adolescentes que han sido víctimas de este flagelo para que, con la ayuda de la Palabra de Dios, puedan hacer frente a su nueva vida en libertad.

Únete y utiliza como nosotros la etiqueta (hashtag) #unaBibliaXunaida en tus redes sociales. Con tu apoyo ayudarás a sanar las heridas físicas y emocionales de las víctimas de este flagelo.

Nuestra Fórmula: Biblias + Hogares de protección y abrigo + facilitadoras+ Clases bíblicas = Niñas rescatadas

Testimonio

“Desde que conocí a Dios todo cambió en mi vida. Yo puedo ser ejemplo de muchas jovencitas porque he vivido lo que pocas han vivido. Pero gracias a Dios Él me hizo reconocer que yo estaba en malos caminos. Él envió a alguien y ese alguien me ayudó”. Ana María, adolescente víctima de trata.