La Fe Viene Por el Oír

En un país en donde las desigualdades sociales provocadas por la pobreza están marcadas por la exclusión, ¿cómo hacer llegar la Palabra de Dios a aquellos que no hablan español o no saben leer?

Este proyecto promueve el acceso a las Sagradas Escrituras mediante la distribución del proclamador o MP3 en tres idiomas indígenas (quiché, cakchiquel, quekchí) y en español, lo que permite que muchas comunidades alejadas y sin acceso puedan escuchar la Palabra de Dios en su propio idioma.

La pobreza y el analfabetismo están presentes en todas las regiones de Guatemala, especialmente en las áreas rurales. Las personas que viven en este contexto son marginadas, carecen de recursos y acceso a las Escrituras. “La fe viene por el oír” es un programa para escuchar la Biblia sistemáticamente cada semana, en grupos de estudio bíblico. El proyecto tiene su origen en la carta de Pablo a los Romanos 10:17 “Así que la fe proviene del oír, y el oír proviene de la palabra de Dios”. RVC.

El programa cuenta con un dispositivo digital llamado “Proclamador” el cual funciona con energía solar, para facilitar que las personas en las áreas más remotas del país puedan escuchar la palabra de Dios, sin importar la falta de acceso a la electricidad. Esto rompe las barreras de llevar la Palabra de Dios a todo aquel que lo necesite, además de contar con la ventaja de que puede escuchar las Escrituras en su idioma.

Involúcrate:

Con la etiqueta (hashtag) #unaBibliaXunaVida promovemos este innovador proyecto. Tú también puedes utilizarla y compartir tus experiencias o la información con más personas. Al hacerlo, contribuyes a llevar a los lugares más recónditos del país la Palabra de Dios.

Únete y sé parte de la transformación de nuestro país. Tu inversión hará que:

Biblia en audio + comunidades + escucha de la Biblia = Personas que escuchan la Palabra de Dios sin importar su localización o condición social.

Testimonio

“Nunca había visto un aparato donde escucháramos La Palabra de Dios en nuestro idioma. Lo estamos escuchando todos los lunes con la congregación. Nos impactó mucho Mateo 4:1, al escucharlo en nuestro idioma lo entendimos”. Ernesto Estená Yujá. 50 años. Pastor Iglesia Manantial de Vida. Barrio La Cañería Chicamán Quiché.