Nosotros – Sociedad Bíblica de Guatemala

Sociedad Bíblica de Guatemala

 

Nosotros

Sociedad Bíblica de Guatemala ha laborado en nuestro país desde hace 40 años; y desde sus inicios su propósito ha sido y, es lograr la distribución más amplia, eficiente de las Sagradas Escrituras en idiomas y medios de comunicación que respondan a las necesidades de los guatemaltecos.

Existimos para servir a nuestro Señor Jesucristo, a su iglesia y a todo creyente que desee tener un contacto directo con Su Palabra. Esta tarea la llevamos a cabo en asociación y cooperación con todas las iglesias cristianas, lo mismo que con organismos vinculados con éstas.

Nuestro compromiso primordial es el servicio a las iglesias de todas las confesiones cristianas y la búsqueda de ministerios compartidos con agencias paraeclesiásticas. No usurpamos la misión de las iglesias, nuestro deseo es fungir como catalizadora y, en nombre de ellas, abrir nuevas áreas de testimonio cristiano en las fronteras de la misión.

Aplicamos sanos principios administrativos con el fin de lograr la máxima eficiencia en su servicio, esto para cumplir con nuestro objetivo fundamental cumplir la Gran Comisión.

Conoce la historia de la niña que inspiró a las Sociedades Bíblicas

Una niña galesa que a temprana edad sintió el deseo de aprender más de la Palabra de Dios. Su anhelo por tener su propia Biblia fue tal que trabajó por seis años, haciendo diferentes tareas domésticas, como: cuidar niños, lavar y remendar ropa, recoger leña, vender huevos, hasta lograr acumular suficiente dinero para comprar una Biblia. Cuando logró reunir el dinero, caminó descalza 30 kilómetros hasta llegar al lugar donde vendían las biblias, fue allí donde se encontró con la sorpresa de que todas estaban comprometidas para otras personas. La desolación y desilusión fueron tan grandes que María lloró inconsolablemente. Aquellas lágrimas conmovieron al pastor y decidió entregar una Biblia a la jovencita. Esto motivó a que se reunieran varios siervos del Señor que compartían la misma inquietud de llevar la Palabra de Dios y acordaron fundar una Sociedad Bíblica. Esto ocurrió en 1804, quedando organizada la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera.