Achí de Cubulco

En Guatemala viven más de 200 mil personas que hablan el achí. Aproximadamente la cuarta parte de esta población, es decir, 44 mil 607,  vive en el municipio de Cubulco, Baja Verapaz.

Este proyecto busca traducir la Biblia al achí y paralelamente desarrollar actividades que tendrán un profundo impacto en la comunidad. Con la traducción de las Escrituras se beneficiará directamente a 4.000 miembros de las iglesias locales que viven en Cubulco. El texto sagrado se utilizará durante el culto dominical, las clases de educación cristiana y la formación en el lenguaje. Además, se publicarán y distribuirán cartillas de alfabetización y porciones bíblicas.

El proyecto implica la creación de programas para enseñar a niños, jóvenes y adultos a leer y escribir en su idioma. La enseñanza se da utilizando el alfabeto actualizado que dicta la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala.

Además, la radio comunitaria del municipio transmite un programa radial del proyecto en el cual los habitantes pueden escuchar en achí las Sagradas Escrituras. Este proceso ayuda a mejorar la calidad de vida y a reforzar valores y principios bíblicos

¡Sé parte!

Para promover este programa en redes sociales digitales, utilizamos la etiqueta (hashtag) #unaBibliaXunaida. Hazlo tú también para motivar a otras personas y permite que el pueblo achí sea una comunidad transformada y en desarrollo gracias a la lectura de la Biblia en su propio idioma.

Nuestra fórmula: Traductores + iglesia + comunidad + traducción= Biblia en achí.

Testimonio

“En nuestra iglesia siempre escuchábamos la importancia de leer la Biblia, sin embargo, solo la teníamos en español y cuando la leíamos era dificultoso comprenderla. Por lo que me preguntaba si a pesar de leer las Escrituras en otro idioma Dios me hablaba. No me imaginaba cómo sería al tener la Palabra de Dios en mi lengua materna. Otros hermanos de la iglesia y yo teníamos problemas en entender la Biblia en español. Si Dios me hablaba a través de la Biblia sin entender mucho en español no imagino cuanto más me hablará al tener su Palabra en mi idioma. Angélica Rosales, 21 años Achí.